EL PAPEL DE LOS PADRES

 

¡Hola familia!

Hace mucho tiempo que quiero hablar de este tema porque suele ser muy habitual entre los profesores, pero siempre, por alguna razón u otra lo pospongo. Así que de hoy no pasa.

Normalmente, cuando los niñ@s son pequeñit@s, en la Iniciación Musical o en Primaria, (Infantil), no les suelen poner deberes y, por tanto, no tienen que estudiar. Sin embargo, cuando empiezan con el Lenguaje Musical y el instrumento (u otros cursos más avanzados de Primaria o Secundaria) la cosa comienza a complicarse: deberes, exámenes, trabajos, compaginar deberes escolares con los del Conservatorio…

Cuantas veces, en el Conservatorio, te has encontrado con unos papis que, al hablar de que su hijo necesita estudiar un poco más, te han dicho: “es que no sé cómo ayudarlo” “es que yo no sé música” “¿cómo lo hago?” “¿qué hago?”

Yo sé que se sienten impotentes por no poderles ayudar, pero siempre les digo a los papis que no tienen que aprender música para estudiar con ellos. ¡Sólo faltaría que tuviéramos que saber francés lo bastante para enseñar a nuestros hijos si nosotros sólo sabemos inglés, por ejemplo!

En estos casos, no es importante que sepamos música o no, porque el papel de los padres para solucionar estos momentos tan duros no consiste en saber, sino en actuar correctamente. Los niños tienen que aprender a trabajar solos y a saber que los padres NO LO SABEMOS TODO. Que somos personas y que, al igual que ellos, podemos y debemos aprender, por lo que necesitamos esforzarnos también.

Por tanto el papel de los padres ante esta situación de querer ayudar a nuestros hijos en cualquier materia (sobre todo si no la controlamos) hasta que aprendan a trabajar solos, debe ser el siguiente:

  • Estar a su lado. Estar con ellos cuando hagan los deberes y mostrar siempre una actitud positiva ante las actividades.
  • Que lo hagan solos. No hacer las tareas por él, ni leerles los enunciados. Deben hacerlos ellos solos.
  • Planificar el estudio. Si son niñ@s que pierden mucho el tiempo, planificarles las horas de estudio para que rindan más.
  • No gritar. Intentar que los deberes no sean una actividad que provoque malos ratos.
  • Apoyarles. En momentos difíciles para ell@s, hay que escucharlos y apoyarlos, para que sepan que estamos ahí si necesitan nuestra ayuda.
  • Animarles. Siempre tener palabras de ánimo para que no pierdan la ilusión.
  • Estar en contacto con el profesor. Siempre es importante que el profe sepa que los papis estamos por la labor de ayudarlos. Seguro que conjuntamente, trabajando todos (papis/profe) a una, se consigue mejor resultado.
  • Buscar ayuda externa si es necesario. Si el tutor y vosotros lo veis oportuno, podéis pedir ayuda externa. Para eso están las clases de refuerzo.
  • Tener paciencia. Este punto es el más importante y, como madre, sé que es el más difícil de llevar a cabo sobre todo si tienes un hijo que tiene pocas ganas de trabajar y es muy cabezota 🙁

No caigas en el error de, por tener conocimiento de alguna de las materias que esté estudiando, hacer la actividad por él. Los niños son muy listos y para no leer las actividades, dicen NO LO ENTIENDO. Y es cuando aparecen los padres, se la leen y encima, sin darse cuenta, les dicen cómo debe hacerse. Con ello no ayudas a tu hijo a ser autosuficiente.

Nuestra tarea en definitiva es que aprendan a ORGANIZARSE y a TRABAJAR SOLOS, y para ello, debemos ser fuertes y tener mucha, pero que mucha, PACIENCIA.

¡Animo y no olvides que tú puedes hacer mucho para que llegue a conseguir su objetivo!

Hasta pronto

😉

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *