WHATSAPP

¡Hola familias!

Hoy vais a permitir que me salga un poco de los temas de los que suelo hablar. Ya sabéis que mis consejos para las familias suelen ser sobre los estudios o comportamientos durante el curso escolar, pero esta vez no puedo dejar de contaros lo que me pasó ayer que, por desgracia, suele ser muy habitual.

Ayer estaba en el coche junto con uno de mis hijos, esperando a mi marido, cuando en el coche aparcado a mi lado vi a una madre (joven) con dos niños sentados en la parte de atrás del coche. La madre estaba todo el rato con el WhatsApp, mientras los niños (que tendrían unos 5 y 7 años aproximadamente), intentaban reclamar su atención. La verdad es que se estaban portando muy bien, no se estaban peleando ni nada, sólo querían hablar con su madre, pero ésta seguía con su móvil y no les hacía el menor caso. Y lo malo no sólo es eso, es que además les pedía que callaran, que la dejaran tranquila y se estaba enfadando de no poder “whatsappear” tranquila.

Me puse tan nerviosa de ver a esos niños tan tristes que me bajé del coche y me fui haciéndome estas preguntas: ¿Cómo hemos podido llegar a ese extremo? ¿Realmente es más importante el whatsapp, Facebook… que nuestros hijos? ¿O es que no sabemos cómo tratarlos?, ¿o es que olvidamos que están con nosotros?….

¡Mami! ¡Tus hij@s están de vacaciones! ¡Quieren estar contigo! Quieren hablar, jugar, compartir historias,…. En definitiva, vivir cada momento contigo. Entonces, ¿por qué no te das cuenta de que muchas veces los estás tratando como a una mascota?. Un perro puede estar a tu lado haciéndote compañía durante muchas horas sin molestarte, pero un niñ@ de 5 o 7 años, NO.

Recuerda que nunca es tarde para darse cuenta y cambiar. Así que a continuación te doy algunas ideas para esos momentos de espera en el coche, en la sala de un médico, en el tren, en la cola de un supermercado, etc.

  • Deja el móvil para otro momento, hazle caso
  • En caso de que necesites escribir alguna cosa urgente, dile que cuente hasta 30 (muy flojito) y que te deje hacerlo. Que una vez que acabes ya lo guardas y estás con él (pero por favor, cumple la promesa)
  • Mantened alguna conversación, sobre algo que sabes que le interesa, y siempre hablando flojito para no molestar a las otras personas
  • Jugad a:
    • juegos de palabras (palabras encadenadas, veo-veo…),
    • juegos con las manos (piedra-papel-tijera,…),
    • con un lápiz y papel (ahorcado, hacer dibujos…)
  • Cuéntale algún cuento o historia de cuando tú eras pequeñ@
  • Contad o inventad chistes (aunque sean muy malos) 🙂
  • Inventad historias de fantasía a partir de dos palabras que queráis

Recuerda que si no aprovechas para hablar con ell@s ahora, una vez que se hagan mayores, ya no podrás hacerlo. Así que aprovecha este momento, porque ya tendrás tiempo para estar tranquila.

Ánimo y paciencia, porque como madre de tres hijos, también sé que, además de tener muchos recursos, debes tener mucha, pero que mucha, paciencia.

Hasta pronto

😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *